jueves, 13 de marzo de 2008

Revendedoras de la ceja El Alto

Por las mañanas y al medio día llegan muchas personas del campo de diferentes provincias con sus productos como: chuño, ahora con papa nueva porque es época de cosecha en muchos lugares, También otros traen tunta, carne de cordero, quinua, haba seca, pito de cebada, queso, leche. Todo esto se por las calles 5 y 6 de la ceja, donde las revendedoras van a la pesca del que llega y hasta se empujan por obtener el producto o su objetivo. Lo que me impacto y me llamo la atención es que al dueño todos al mismo tiempo le dicen: - Nayar churita = “A mi dame primero - Nayaw nayraqat sisma = “Yo te dije primero” - Nayaw alasipunirismawa = “Yo siempre te se comprar” Así al dueño con un precio de la mitad que al empezar había dicho le convencen y se lleva una sola. Pienso que están enseñadas entre revendedoras porque a todos los que llegan van a amontonarse y hacerle doler la cabeza, como las señoras vienen del campo y es su propio producto no se dificultan en rebajar en precio, creo que no deben ganar nada. Además una de ellas a una abuelita al instante le convence y dice a su esposo: ha sido fácil convencerla a esa viejita. Las revendedoras mas tarde van a su puesto de venta y venden a un precio bien elevado que ellas no quieren rebajar. Esto es otra realidad en El Alto donde se puede ver todos los dias.

3 comentarios:

I. Alexis Argüello Sandoval (¤_ Alessi _¤) dijo...

Que dato más interesante. Molesta darse cuenta de que a veces noexiste conciencia para con el projimo. Si bien la economía explica el como puede variar el precio en basea a la oferta y la demanda, al final nos enteramosde la falta de algo que se llama conciencia aún entre hermanos.

Abrazos.

PD: Al final quienes pagamos somos los que al menos intentamos practicar un comercio justo en una sociedad injusta.

Juan David dijo...

interesante señorita es usted mu buena observadora detallista de su merecido trabajo

Teodora Romero dijo...

Agradezco ambos acometarios